0

Remembering Better Times (The Suicide Of Western Culture Official videoclip)

 “Remembering Better Times” ( Official video clip)

Me encontraba buscando ideas para montar lo que iba a ser el próximo del grupo The Suicide of western Culture ( banda de la que tambien soy el 50%) y de repente, como si de una señal se tratara llega a mis manos, o mejor dicho, a mi correo, el mail de un amigo con un video adjunto. Era una captura de una película  en 16mm que había grabado, no hacia mucho, en un viaje de peregrinaje a Finesterre, con unos amigos. Y voilá! ahí estaba, era justo lo que necesitaba! no podría jamas encontrar algo mejor, o que ilustrase lo que quería transmitir para “remembering Better Times”. Creo que el titulo ya lo dice todo… Solo tube que llamarle, y pedirle pedirle si me cedía los brutos a cambio de nada.

 

Mi idea para ilustrar “remembering Better Times” la tenía clara: Quería transmitir la sensación de hacer un viaje largo y el pensamiento te traslada al pasado; recuerdos de la infancia, de las vacaciones al pueblo de tus padres, los amiguetes de las vacaciones,  de cuando eran otros tiempos…

Lo demás fue muy fácil, prácticamente está todo el material que me prestó, así que trabajé en el montaje con lo poco que tenía; fundí los planos de 16mm con material propio que tenia por casa, de viajes y cosas así. para los textos sobreimpresos los escribí directamente en un papel. No me hizo falta ni salir de casa, tenía todo lo que necesitaba. Traté de no cambiar el orden de planos original del material en 16mm.  Simplemente parecía que lo había grabado para mi! En  no más de dos horas ya tenía el montaje acabado, no quise tocar mas, para mantener la frescura. Desde aquí aprovecho para dar las gracias a Andraeas Strasser, por el material!

agradecimientos a Andreas Strasser por cederme el material de forma desinteresada!

 

http:/thesuicideofwesternculture.com

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *