0

Millumin a fondo. Taller profesional. | ESPAI ERRE

Millumin a fondo. Taller profesional. | ESPAI ERRE.

a fondo. profesional.

Presentación  Millumin:

Millumin es una herramienta revolucionaria para preparar nuestros sets visuales orientados a propuestas de tipo escénico, mappings o cualquier evento en el que necesitemos flexibilidad, un control de la línea de tiempo total y toda la potencia de un sistema tipo wach-out, con todo tipo de posibles inputs y outputs concentrados en una sola máquina.  Millumin es un en el que podrás ajustar tus composiciones para un vídeo- y probar tus renders directamente desde AE sobre los modelos reales. También te será de mucha utilidad en cualquier teatro durante cualquier presentación , donde ajustar la geometría de la  imagen de un proyector al espacio a veces se vuelve una tarea complicada. Millumin es posiblemente una herramienta definitiva para el control de los audiovisuales en la escena, no ciñéndose exclusivamente al vídeo, ya que este también tiene la capacidad simultánea de llevar el control de otros dispositivos, tales como luces, obturadores, etc.Imagen

Sobre el taller:

El taller está pensado para tener una visión global del programa, la cual nos capacite para resolver las claves sobre el funcionamiento del software de cara a la realización y desarrollo de todo tipo de proyectos audiovisuales de tipo profesional.

A quien va dirigido:

Profesionales ( técnicos audiovisuales, teatro, empresas audiovisuales )  o interesadas en el campo del audiovisual, así como artistas y diseñadores que tengan un proyecto propio a realizar. Los alumnos deberán tener unos mínimos conocimientos de edición de vídeo. Aunque no es imprescindible, sí sería interesante que los participantes traigan el material relacionado con el : proyectores, controladores midi, tarjetas capturadoras, que crean necesario.

Más información y detalles aquí.

También puedes inscribirte directamente en el siguiente formulario de inscripción.

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *