0

LSD – THUNDERCLOUDS – como se hizo

– como se hizo.

Thunderclouds_behind_the_scenes

Thunderclouds_behind_the_scenes

Hace unas semanas estuve trabajando en un proyecto muy interesante, que se sale un poco de la linea habitual en la que trabajo, que fue la dirección técnica de video proyección para los fondos de el ultimo videoclip LSD, proyecto conjunto de Sia, DiploLabrinth.  Voy a escribir un poco sobre la parte que me toca…

Para cuando yo entré en la producción, la cosa estaba ya muy avanzada, y en tan solo 7 días se tuvieron que atar muchos cambios sueltos. a priori, era un trabajo sencillo; poner unos videos en play en una pantalla ¿ hay algo más fácil?, peor no fue así.  Se trata de un videoclip con una producción brutal; yo conté al menos 30 personas en plató, y las que trabajan desde sus estudios serán otras cuantas, entre grafistas, animadores etc. pero vayamos al grano.

Se quería evitar el uso de fondos de chroma,  por un lado para ahorrar tiempos y costos de post producción y por otro por una cuestión puramente estética; la idea era conseguir un look trampantojo tipo “lo que el viento se llevó”, pero en movimiento y la solución era de hacerlo proyectando los fondos en movimiento. Como se puede apreciar en la fotografía( disculpas por la mala calidad) el resultado directo de cámara ya es bastante mágico por si solo.

LSD - Thunderclouds - Monitor del DOP Durante la grabación

LSD – Thunderclouds – Monitor del DOP Durante la grabación

Pantalla

Comienza la pre producción

Encontrar un plato grande es relativamente facil, pero debía albergar una pantalla retro-proyección  de al menos 20 metros de largo por 8 de alto. La parte fácil fue el plató , pero la difícil fue encontrar una pantalla de esas dimensiones y ya fabricada, pues no había tiempo de mandar fabricar a medida. Y, por otro lado un proyector lo suficientemente luminoso y con la mayor definición posible.

 

Por experiencias anteriores de grabación de spots de TV en los que habíamos echo uso de proyección, sabía que debía procurarme dos cosas muy importantes para no arruinar todo el trabajo: por un lado, el proyector debía ser de la mayor resolución posible, para evitar ver el pixelado ademas de poder trabajar a frecuencia de muestreo equivalentes o o múltiplos en rango a la frecuencia de grabación de cámara. ( a estas alturas aun no sabía si se iba a grabar a 24, 25, 30fps o vete a saber!).  Tampoco estaba muy seguro de como podría afectar la iluminación que habría en plató a los fondos proyectados.  Por suerte  con un proyector  Full HD de 40.000 lumenes fue suficiente.

realización: Millumin + HAP codec

Thunderclouds - Projecto Millumin V2

Thunderclouds – Projecto Millumin V2

Una vez el set montado en plató, y ver las primeras proyecciones y pruebas de cámara con los settings correctos ya era solo cuestión de realizar  los planos y fondos según las directrices del directo de fotografía.  Para la realización opté otra vez más por usar Millumin y codificar todo el material a HAP con esto me procuraba la agilidad necesaria en plató para hacer cambios rápidos en cualquier momento y de forma fluida: retocar color, bajar luminosidad,  posicionar motivos en tal parte… en fin, cualquier detalle que el director de fotografía quiera probar en un momento dado, es muy rápido de hacer con Millumin.

LSD Thunderclouds MIllumin project

LSD Thunderclouds MIllumin project

 

 

y por ultimo, el resultado  final

Starring: Maddie Ziegler, Labrinth, Sia, Diplo
Choreografía: Ryan Heffington

Director: Ernest Desumbila
Productora: Sauvage.TV
Director de Fotografía: Daniel Aranyó
Dirección de Arte: Toni Soul
Dirección Tecnica Video Proyección:
Proveedor Audiovisual: BAF General de Catalunya S.L.
Produccción: Eva Laffitte, Bryan Younce
Edición: Joao Teixeira
Post Producción: by Sauvage.TV
Colorista: Xavi Santolaya
Etalonado: Pijama.tv

como curiosidad, En el canal oficial de LSD, puedes ve imágenes entre bastidores.

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *