0

Lifefloor V1 Instalación interactiva por Román Torre

El artista asturiano Román Torre muestra en la Iglesia de la Laboral la instalación interactiva LifeFloor, una re-escenificación de la obra producida por LABoral Centro de Arte y Creación Industrial para la exposición Homo ludens ludens, que se mostró al público en 2008.

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

LifeFloor se basa en el “Juego de la vida”, la variante algorítmica más conocida de los llamados autómatas celulares (simulaciones matemáticas de sistemas celulares inteligentes), diseñada por el matemático británico John Horton Conway en 1970 y usada por científicos, matemáticos o economistas como ejemplo y simulación de auto-organización y desarrollo de sistemas complejos, mediante la implementación de reglas sencillas.

La pieza invita al espectador a relacionarse con el entorno sonoro y visual desde dentro y fuera del espacio, haciendo protagonista al algoritmo que posibilita el funcionamiento de toda la instalación. Así cada paso y movimiento en el sistema del público será monitorizado y expuesto junto a otros datos internos del funcionamiento de la pieza.

Esta nueva versión de Lifefloor se a rediseñado por completo; re-escrito completamente todo el software ( presumiblemente con Openframeworks, entiendo) así como ampliado a un formato de proyección de x4 para integrarlo en todo el espacio presentado. Nota importante es la integración del  trabajo de sonido cuadrafónico desarrollado junto a Felipe L Navarro, Músico electrónico y creador multimedia residente en Barcelona.

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

La instalación se presentó el 13 de Diciembre y podrá verse  hasta el 7 de Enero del 2014 en Laboral Centro de Arte de Gijón, Asturias. Aquí unas fotos de la instalación ( espero tener fotos de mayor calidad en breve)

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

Lifefloor_v1 by Román Torre

En el siguiente video puedes ver algunos extractos, sobre esta ultima versión de Lifeloor v1.

Creditos:

En breve espero poder hablar Con Román Torre, el creador de la pieza, para poder ampliar datos técnicos, de momento, lo único que e podido averiguar es, que todo a sido programado con Openframeworks y el cosido de los 4 proyectores con Millumin, como viene siendo cada día más habitual para proyectos de esta índole.

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *