0

Khôra [50.075419, 14.436789] – Mapping The Macula

Khôra [50.075419, 14.436789]

Khora_The Macula

Khora_

Khôra (Khora or Chora; Ancient Greek: χώρα)
is a philosophical term described by Plato in Timaeus as a receptacle, a space, or an interval. It is neither being nor nonbeing but an interval between in which the “forms” were originally held. Khôra “gives space” and has maternal overtones (a womb, matrix). A formless and unnameable “it” that we cannot identify but only evoke with images of unidentifiable places, like a kind of dissolution into the tohu wa bohu* (waste and void), what Levinas calls the il y a** (the Other – a formless void; a frightening neutrality devoid of meaning), the elemental night.

* Biblical Hebrew phrase found in the Book of Genesis 1:2. It is usually translated “waste and void”, “formless and empty”, or some variation of the same. It describes the condition of the earth before God said, “Let there be light” (Gen. 1:3). Precise translation of the phrase is difficult, as only the first word, “tohu,” appears to have any independent meaning.

** The idea of the other was formalized by Emmanuel Levinas, and later made popular by Edward Said in his well-known book Orientalism. Despite originally being a philosophical concept, othering has political, economic, social and psychological connotations and implications. The “Other”, as a general term in philosophy, can also be used to mean the unconscious, silence, insanity, the other of language (i.e., what it refers to and what is unsaid), etc.

Concept and visuals by Amar Mulabegović and Daniel Gregor {The Macula}
Concept and music/sound composed by Ondřej Skala {JTNB}
Special Thanks to our friends and co-working animators: Petr Krejčík, Michal Kotek, Dalibor Cé and Ondřej Hošek.
Photos & video by The Macula.

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *