2

Eufònic Site specific installation (work in progress)

 Eufònic Site specific installation (work in progress)

La organización de  la  muestra de “Arts sonores i visuals a les Terres de l’Ebre ”  me ha invitado a crear una obra Site Specifcic dentro de la programación que se llevará a cabo los dias 4 -7 setembre 2014  en Diversas localizaciones de Las terres de l’Ebre. el lugar en concreto son los sótanos de un colegio situado en Sant Carles de la Rápita.  

Esta semana he estado de visita técnica, para ver que tipo de instalación podía llevar a cabo. Al sótano se accede por una minúscula puerta en los bajos de la Escuela, y su interior esconde unos antiguos muros, con 6 columnas de ladrillo y otros 6 contrafuertes que que soportan el peso del edifico. En primera instancia, antes de ver in situ el lugar, tenia la idea de trabajar sobre las columnas, pero al hacer un poco de limpieza ( el lugar estaba lleno de trastos varios) descubrí unas Rocas que emergen del suelo de forma irregular. Esto captó más mi atención  y cambié completamente la idea que tenia preconcebida para el lugar.

El sugiente paso es estudiar, de que forma puedo “atacar” sobre esas superficies irregulares y cubrir la mayor parte de su masa. Una vez medido todo palmo a palmo, toca ver que puedo sacar de los pocos medios de los que disponemos, ya que no podemos optar a escoger los proyectores adecuados, con lentes concretas, si no que he de tirar con lo que saquemos de aquí y allá… ( para verme por un agujero encaramarme a 3 pupitres apilados para poner le proyector:-) en fin, el proyecto es todo un reto para mi, y espero poder sacar algo en concreto y de una calidad aceptable.

 

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *