0

Espacios de color RGB

Espacios de RGB: experimentos modificando los ciclos de color y su fase.

RGB cycles 1080x1920

RGB cycles 1080×1920

Hace unos meses comencé unos  experimentos  sobre la percepción del color usando mi medio más habitual que es el video, usando como medio la minima expresión, es decir, un único pixel. De entrada me he encontrado que la unidad más pequeña que puedo crear ( al menos en after Effects) son composiciones de 4×4 Pixeles. A partir de aquí he creado una serie de variaciones del matiz (HUE) de mezclas de espacios de color con resoluciones de video de 4×4, 4×8, 8×8, 16×16, 32×16 etc.

1-minute-RGB-Invert-RGB-Withe-BGR

1-minute-RGB-Invert-RGB-Withe-BGR

No voy explorar como se comportan tanto los colores entre sí ( de eso hay sobrada documentación a lo largo de la historia) si no ver como se comportan “fisicamente” al ser escalados ( remuestreo).  Debido a la interpolación de los pixeles, se crean variaciones de degradados que varían según  la fase de la gama cromática en la que se encuentra en cada ciclo.  En este caso tenemos: : Interpolación mediante el pixel vecino más cercano, bilineal o bicúbica.

HUE & Invert RGB 16x16  variaciones.jpg

HUE & Invert RGB 16×16 variaciones.jpg

En segundo lugar composiciones de 2 colores opuestos sobre fondo blanco o negro.

Y por último, variaciones de lo anterior, pero superpuestas y variando el modo de mezcla. (añadir y sustraer).

Reflexión sobre los resultados.

Después de hacer unas cuantas series y variaciones, El resultado final ,para que se aproxime al resultado deseado ( como a mí me gustaría que se viese!) debe ser visto en una gran pantalla ( bien calibrada, por supuesto) en una habitación oscura. Tambien me han resultado más agradables los formatos verticales, ya que los pesos de color  siempre van a estar más equilibrados que si está a derecha o izquierda.

hue-cycle-dual-16x32.jpg

hue-cycle-dual-16×32.jpg

hue-cycle-dual-32x16

hue-cycle-dual-32×16

El resultado final encuentro que tiene similitud con los “campos de color” de la ultima época del malogrado pintor Rothko.

Aquí una muestra final  ya escalada ( en FullHD) a partir de un patron  inicial de 4×8.  Con las prisas he subido un video algo acelerado para mi gusto, ahora toca jugar con el tiempo y los intervalos de cada ciclo. por favor, ver a pantalla completa y a ser posible en una habitación a oscuras.

RGB cycles add 1080×1920

RGB cycles add 1080×1920 from gnomalab on Vimeo.

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *