0

Drawing in Space – UV Light- JEONGMOON CHOI

Drawing in – UV Light- JEONGMOON CHOI

Hace unos días descubrí por casualidad la obra de este artista Koreano. es lo poco que e podido saber sobre el en su escueta Biografía y ni falta que me hace, solo con ver su obra ya me basta.

Un enlace  a través  de http://www.thecreatorsproject.com me condujo   al sitio personal de Jeongmoon Choi. y al ver las primeras fotos de su obra me di cuenta de lo mucho que tenia en común con mis pensamientos instalativos ; El  trabajo de Jeongmoon Choi es claramente de corte Minimalista, muy cercano a la Obra de Dan Flavin, o – dos de mis artistas favoritos – y cuando Digo pensamientos me refiero a obra no ejecutada, tan son apuntes y bocetos en mis libretas – que ahora e vuelto a revisar – y  que datan del 2008-2010.

En mis notas, cambio la ultravioleta, por haces de laser y/o Cables finos de acero, pero el concepto sigue siendo el mismo; dibujar sobre el espacio.

Por el momento,  estas obras se quedarán ahí,  con la esperanza de que algún día puedan hacerse realidad…  son tantas las ideas y proyectos que uno tiene en mente, que al menos necesitaría dos vidas, para realizar tan solo unas pocas.

Ahora os invito a visitar Drawing in Space – UV Light  de jeongmoon Chi y el resto de su obra.

LinescapeMotion_3_big

LinescapeMotion_2_big

LinescapeMotion_1_big

“Linescape – Motion” / 2012 / approx. 60 sqm space, Threads, UV Lights
Solo Exhibition “Drawing in Space” / Galerie Weisser Elefant, Berlin

mas info sobre Drawing in Space – UV Light

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *