0

Detección automática de BPM en VDMX usando Waveclock

Detección automática de BPM en VDMX usando Waveclock

A menudo, cuando  trabajamos con un DJ y otros músicos, el trabajo del  VJ  consiste en tratar de mantener los eventos visuales en sincronía con el BPM de la música que se está reproduciendo. En algunos casos, es posible obtener esta información de sincronía  directamente desde el que están usando como reloj MIDI o MIDI Time Code , pero en otros muchos casos,  para mantener un reloj de sincronización,  requiere de métodos manuales como golpear un botón de Tap tempo a “oído”.

20395_443689555678542_1473429716_n

Foto: sincronia Audio/video  MiRA © Gemma Planell

En un post anterior, ya comenté sobre Waveclock, una mini aplicación standalone, para hacer estas tareas de forma muy sencilla. ( ver  post), y parece ser que a la gente de Vidvox, le a gustado tanto que han decidido incluir esta función directamente en VDMX5 (solo a partir de la b8.2.0.0). Para acceder a dicha función, tan solo tienes que activarlo en los parámetros del plugin reloj en VDMX. Ahora las opciones  de sincronía son; Internal, MIDI Slave o Waveclock. Para que Waveclock haga su función, ahora debes seleccionar desde donde recibe la entrada de audio. El siguiente Menú contextual mostrará todas las entradas que tengas en tú sistema. Por norma general, siempre es mejor usar una entrada de audio externa a través de la tarjeta de sonido de tú ordenador, pero hay situaciones en las que tanto la fuente sonora como la de video  se generan desde un mismo ordenador,  en este caso puedes echar mano de  SoundFlower*, el cual nos permite crear un bus interno para redireccionar cualquier fuente sonora en tu ordenador.Esta aparecerá  como otra fuente de E/S en las preferencias de Audio de tu Ordenador.

vdmxClockWaveclock

¿Como funciona?

Es bien sencillo; Pon algo de música – asegurate de que la configuración de audio es correcta en tú sistema – Crea Clock Plugin  en VDMX , seleciona Waveclock  Reloj y dile de donde procede el sonido –  si lo dejas en Default, será lo que tengas por defecto en tu ordenador – y si todo está correcto veras un indicador  de color rojo. Si la entrada de audio es demasiado , baja dispones de un deslizador de ganancia. Y esto es todo lo que tienes que hacer!  Waveclock se encargará de analizar la música en busca del “beat” y decidirá, de forma bastante precisa, cual es el BPM de la cancion. Tambien decir que por defecto en Modo automático funciona a la perfección – sobre todo  con música Tecno, donde los bombos son muy marcados –  pero hay casos donde es algo mas complejo detectar un “beat“, -(con música ambiental, Experimental, Trash Metal, Noise, etc.), en estos casos prueba a usar  los botones  S o F (Half rate, Double rate Dectection respectivamente). Tambien recuerda que, de donde no hay, no se puede sacar.

vdmxWaveclok

Con esta nueva función, Vidvox se a marcado un buen tanto, ahora podremos sincronizar al ritmo de la música  todo lo que nos venga en gana y más: LFO’s, Step Sequencer’s, FX’s etc etc etc. Prueba la plantilla de demo Waveclock  a partir de la versión VDMX5 b8.2.0.0

en el blog de VDMX puedes ver un tutorial sobre este tema:

*“ Soundflower ”es una utilidad de enrutamiento sonido libre para OS X que se puede utilizar para enviar audio desde aplicaciones de música como iTunes y Ableton Live directamente a VDMX.

La aplicación independiente Waveclock también se puede utilizar con cualquier aplicación que soporte VJ reloj MIDI.

y recuerda, si te gusta comparte o comenta! :-)

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *