0

Borealis – Estudios para contenidos generativos fulldome

Borealis – Estudios para contenidos generativos fulldome.

 

Borealis Fulldome

El diseño del .Toe (es la forma correcta de denominar los patches de Touchdesigner) es bastante sencillo:

Una fuente de audio, es analizada y esta genera un espectro de sonoro,este a su vez es convertido en una imagen espectrográfica (dentro de unTOP). esta imagen se traduce como las coordenadas de un grid SOP el cual será usado como una Geometría.

Para el Analizador de espectro de audio me he basado en un .Toe Original de Ben Voigt  (mil gracias por sus aportes!) con algunas variaciones para que se adapte a la morfología del fulldome.

El resto he jugado a deformar la geometría con un twist SOP.despues del render de la escena he añadido algunos efectos como Feedback y niveles. Un vistazo  por dentro del Toe.

borealis Fulldome Toe

Esta es una aproximación muy básica de lo que estoy trabajando. El siguiente paso es adaptar todos los parámetros customizables dentro de una sola base y optimizar el rendimiento a tiempo real. Una de las cosas que me he dado cuenta que aunque básica es lógica; evitar tener el la salida una imagen con fondo alfa, ya que el proceso de “transparencia” usa mas recursos que en la mayoría de los casos, no son necesarios.  En entes caso, coloco justo antes del Out1 una base que ahce las veces de mascara circular, y fondo mate. 

 

Este es un ejemplo Grabado en tiempo real con Touchdesigner.  sin retoque adicionales.

: Touchdesigner / Blendy Dome VJ

Musica:#fridayimindrone 40

from Friday I’m in Drone by pina

Related posts

Gnomalab

Juanjo Fernàndez Rivero ( más conocido como Gnomalab) es un creador de contenidos a los que busca concienzudamente contintentes exactos, milimétricos, mediadores precisos del discurso que impregna su obra, aunque si izamos una mirada epidérmica sobre su trayectoria se aprecia la fuerza rotunda de formatos como el vídeo que pueden llevar a equívocos, como el de aseverar que es un artista formal. Un espejismo. El “cómo” es importante para Fernàndez Rivero pero el “qué” es crucial. Equívoco provocado por sus ansias de buscar y arriesgar formalmente. Experimentar. Es sintomático que Fernández Rivero sea hijo de la Generación X, no en balde llamada también la generación perdida o la generación de la apatía. Gente que ha vivido desde la TV en blanco y negro, a la televisión vía móvil. Que han jugado a las canicas en la calle al mismo tiempo que con las  Atari y las Playstation enclaustrados en sus dormitorios. Una generación sometida al bombardeo sistemático de un consumismo atroz. Que ha vivido la manipulación del sistema político, la llegada de internet, y cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, y el comienzo de otras guerras como la de los Balcanes o la de Irak, y la aparición del SIDA entre otros muchos acontecimientos que han construído sus referentes vitales. La generación más preparada de la historia que ve hundidas sus expectativas en trabajos mediocres, con sueldos mileuristas e hipotecas abusivas. Sistemáticamente ninguneados por una generación anterior enquistada en los centros de decisión de todos los ámbitos socioculturales y económicos que les ha confeccionado un traje a medida: un traje de cemento, un techo de cristal inexpugnable. Juanjo Fernández Rivero recoge este desasosiego vital, esta falta de expectativas, este rechazo inmóvil, ahondando en sus propios temas fetiche: el tiempo, el espacio, la luz, el sonido y lo efímero. Y la música, el vídeo, el live cinema, la creación de software y de manera muy particular la docencia, son los vehículos que utiliza prioritariamente para hacer oír su voz, una voz autodidacta, crítica, comprometida, generosa y singular, que huye de tendencias y de las autocomplaciencias clásicas de la Institución Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *